autores

El análisis como “otro lugar” donde escuchar lo que se dice y su eco

LaPsus Calami cumple diez años y los celebra con este, su séptimo número, que re- úne trabajos sobre la voz y la mirada, no siempre en “la experiencia del análisis”; tex- tos muy interesantes que van a quedar como testimonio escrito del tema de este número, entre los que destaco los que pudieron articular la mirada o la voz en la práctica del psicoanálisis. Diferentes estilos, diferentes prácticas. A mi

No sin vergüenza

Cuando me propusieron intervenir en este coloquio,[1]1 enseguida pensé en hablar acerca de la vergüenza. Es sin duda porque desde hace un tiempo estoy más atento a ciertos aspectos de nuestra práctica, aquellos que hacen que el progreso en la cura, del que habla el argumento, no pueden obtenerse sin incitar a nuestro paciente a una relación muy particular con el Otro, ese Otro que representamos nosotros en primer lugar,

Un testimonio

El testimonio es un género que Lacan pone en primer plano cuando comienza a pensar cómo transmitir los problemas cruciales del psicoanálisis. Inventa un dispositivo –el del pase– para que una escuela pueda extender, hacer pasar, la experiencia de dar testimonio a otros. Sin embargo, no todo testimonio pasa por el dispositivo. Ese es el caso del trabajo de Nora Markman. En su texto, la autora trata de transmitir un

¿Es la angustia condición de lo siniestro? Del arte al análisis

Todos duermen. Subiré ahora… Él yace en mi cama, en la que yo estaba acostado anoche: lo han cubierto con una sábana y han cerrado sus ojos con peniques… ¡Pobre chico! Nos hemos reído juntos con frecuencia –él soportaba su existencia con suavidad… Siento mucho que haya muerto, no puedo rezar por él como hacen los otros… ¡Pobre chico! ¡Todo lo demás es tan incierto! James Joyce Desde los comienzos

Editorial Lapsus Calami N°6: El psicoanálisis a cielo abierto

Si algo nos enseñan las psicosis y el autismo es que hay muchas cosas en este mun­do que nuestros ojos no pueden ver ni nuestros oídos escuchar allí mismo donde suce­den: ¿qué micrófono, en la era de la electrónica, podría permitirnos oír esa voz que per­sigue a un sujeto al mismo tiempo que le permite seguir con vida? ¿Qué cámara cap­taría a ese ojo omnipresente mencionado por la paciente esquizofrénica

Las psicosis en psicoanálisis… ¿periodizamos?

Cuando usted lee trabajos analíticos, verifique bien la fecha de su composición Sigmund Freud […] la lingüística se presenta en posición de piloto en ese dominio […] de ciencias del hombre Jacques Lacan […] la lingüística es una ciencia muy mal orientada Jacques Lacan Hete aquí –una vez más– en el intento de situar determinadas diferencias –consideradas por quien esto escribe– que se presentan en el psicoanáli­sis actual respecto de

Algunas propuestas para la clínica de la psicosis. Entrevista a Isidoro Vegh

Entrevista realizada por Alejandra Ruiz Lladó Alejandra Ruiz Lladó: Dentro del retorno a Lacan que usted viene proponiendo –junto a analistas de gran trayectoria, como Nober­to Ferreyra, Benjamin Domb y otros–, ¿cómo situaría las psicosis? ¿Hasta qué punto este tema es afectado por lo que se exalta, se acen­túa o se constituye como escotoma en ciertas lecturas y propuestas clínicas subsecuentes? Isidoro Vegh: Con el tema de las psicosis sucede

Introducir el sujeto en el orden del deseo. Entrevista a Norberto Ferreyra

Entrevista realizada por Noemí Sirota y Verónica Cohen Lapsus Calami: En el marco de este nuevo número dedicado a “autismo y psicosis”, nos gustaría preguntarle sobre la práctica del psicoaná­lisis hoy, los aportes de Lacan a la clínica de las psicosis y el porve­nir del psicoanálisis, tema del que desde hace un tiempo se ha ocu­pado en varias presentaciones. En primer lugar, ¿piensa que los avances con los que contamos

La lección de Khlebnikov

Voy a hablar del poeta Khlebnikov, que fue el gran maestro del grupo futurista ruso, al que también pertenecía Maïakovski. En una cena en 1916, Khlebnikov se consagró como rey del tiempo: Vélimir Primero. Vélimir es un viejo nombre eslavo que significa “el que dirige el mundo”. Su padre se llamaba Vladimir. Vélimir es de origen más antiguo que Vladimir, por lo cual entonces se convierte en el antepasado de

El prójimo, la angustia y lo siniestro

La economía del goce sí que es algo que no tenemos, así como así, al alcance de la mano. A partir del discurso analítico se vislumbra que acaso tengamos alguna probabilidad de encontrar algo al respecto, de cuando en cuando, por vías esencialmente contingentes. Jacques Lacan Entoncesformulélas bases de una teoría más complicada y más dudosa; los blancos querían estar morenos y aprender a bailar como los negros; los negros

Algunas disquisiciones sobre lo siniestro

Dobles Sombra, persecución culposa, superego policial, el doble se conoce siempre por un defecto físico. Todos los dobles de la literatura tienen una malformación. Arrastran los pies (como Hyde en El extraordinario caso del Dr. Jekyll & Mr. Hyde), son monstruosos (como Frankenstein o Alien), dañinos (como la Virgen de Hierro en La Condesa Sangrienta), están supuestamente muertos (como Lady Madeline en La caída de la casa Usher), han sido

El espejo en la neurosis y en la psicosis. De la inquietante extrañeza a la alucinación del doble

La pulsión escópica detenta un rol “privilegiado” entre las pulsiones: la mirada engloba la totalidad del cuerpo y pone en escena la identificación con el falo. Toda pulsión está, de un modo u otro, en relación con lo visual: la mirada se inmiscuye fácil- mente en toda forma de goce. Lo visual detenta un doble rol: pasivo (vectorialización hacia el interior = ser visto) y activo (vectorialización hacia el afuera